August 31, 2015

Inauguración Casa FENIX Huerta Carvajal

Tras el incendio que afectó a Valparaíso en el 12 de abril de 2014, el equipo de estudiantes, académicos y profesionales de la Universidad Santa María que desde hace tres años venía trabajando en un modelo de vivienda sustentable, vieron la posibilidad de concretar este proyecto para una familia que necesitaba una solución habitacional. Contaban con un terreno, habían obtenido el sexto lugar en el Solar Decathlon Europe 2014 con el primer modelo de la casa, y el grupo familiar Huerta Carvajal confió en la propuesta.

La Directora del proyecto, Nina Hormazábal, explicó que “la idea fue tomar una problemática social, en este caso los incendios urbanos de Valparaíso, y ver cómo podíamos responder a ésta”. Indicó que Casa FENIX “produce la energía que va a consumir la familia. Tiene un set fotovoltaico que convierte la energía solar en electricidad, además de un sistema solar para el agua caliente sanitaria; la casa está extremadamente bien aislada para esta zona climática, y según la calificación energética MINVU obtuvo la letra A, que es la mejor. Creemos que es la primera vivienda solar-social que tiene esta categoría. Está orientada y diseñada para esta latitud, por lo tanto toda la envolvente está calculada para que los habitantes tengan la mejor habitabilidad posible en el interior de la casa”.

Esta nueva versión de Casa FENIX, de 92 metros cuadrados, comprende una sala de estar, cocina comedor, baño, tres dormitorios y una galería solar. Tuvo como primera etapa un Taller de Diseño Participativo al que asistieron cuatro familias de los Cerros La Cruz y Las Cañas, siendo esta última, compuesta por Fernando Huerta, Ximena Carvajal y dos de sus cuatro hijos, la escogida para la reconstrucción de su vivienda.

“Estamos todos muy felices. Les damos las gracias a todas las personas que nos ayudaron, y por las donaciones que nos dieron también. Estamos muy contentos porque nunca pensamos que íbamos a tener una casa como esta. Nosotros teníamos una casa bonita pero nunca pensamos que luego del incendio tendríamos una casa con estas características. Estamos felices”, declaró Ximena Carvajal.

Un círculo virtuoso

Respecto a la eficiencia energética y las cualidades térmicas de esta vivienda –cuyo costo estimado es de $34 millones-, cuenta con ventanas de PVC muy bien selladas, reduciendo al máximo las infiltraciones y pérdidas por esta vía, a lo que se suma la envolvente de los pisos, muros y techos, que cuenta con aislantes de lana mineral que presentan excelentes características de aislación térmica, permitiendo mantener la temperatura adecuada en el interior de la vivienda y además son retardadores del fuego.

En cuanto a las características activas de la vivienda, que es capaz de resistir hasta tres veces el terremoto de 1985, destacan los paneles fotovoltáicos, que permiten generar 1kW de energía eléctrica y suplir entre el 80% y el 90% del consumo total, y los paneles solares térmicos que aportarán cerca del 70% del agua caliente sanitaria. Dado que esta nueva vivienda está acogida al sistema de subsidio de reconstrucción del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, MINVU, debió cumplir con diversos requerimientos para su adjudicación, como por ejemplo, el estar ubicada en una zona de bajo riesgo y mitigable.

Sobre la iniciativa, el Director Regional de Serviu, Nelson Basaes, indicó que “acá lo que se produce es un circulo muy virtuoso entre el mundo universitario, que a partir de esta esta investigación realizada ha logrado este tremendo proyecto, y también la empresa privada con sus aportes y donaciones, pero por sobre todo
también el Gobierno y el Estado, que ha dispuesto un subsidio bastante robusto respecto de lo que eran los subsidios anteriores y que ha incorporado también elementos que han permitido mejorar la condición del suelo”.

Además del desarrollo del proyecto preparado por la USM, y con el que la familia obtuvo el subsidio, se recibieron donaciones de empresas ligadas a la construcción, quienes aportaron materiales. Así, se contó con la participación de El Volcán, Cintac, Sodimac, Deceuninck, Venergía y Constructora Carlos Muñoz, además del Ministerio de Vivienda y Urbanismo. En tanto, el equipo de profesionales USM estuvo integrado por los arquitectos Sebastián Rojas, Alejandra Carrasco y Carolina Sepúlveda, y los académicos Nina Hormazábal, Miguel Angel Gálvez, Andrea Pino y Pablo Sills.

Fotos en el siguiente link:

https://www.flickr.com/photos/arqusm/sets/72157657847602585


×